Menu

Nueva Marca para la Universidad de Cienfuegos

La Universidad de Cienfuegos llega a sus 39 años y desde ya comienza, poco a poco, su bregar hacia sus cuatro décadas. Cumplir un aniversario más no significa solo que la tierra le ha dado la vuelta al sol, sino que caminamos hacia el futuro, con todos los riesgos que entraña. Pero una Casa de altos estudios necesita enfrentar el porvenir con nuevos aires, establecer patrones y sembrarse en la mente de quienes hoy caminan por sus pasillos, viven sus espacios, madrugan sus libros…

A partir de este cumpleaños, la universidad cambiará la manera en que visualmente es percibida por el mundo. La UCf se ha regalado una nueva imagen institucional donde la ambigüedad ha sido desterrada. Una imagen que muchos no reconocerán al principio y que despertará el desconcierto de otros. El proceso de aprehensión será paulatino porque nunca los cambios generan confianza, más bien alarman. Pero esta marca precisa una oportunidad para demostrar que posee todo para ser perdurable, para sembrarse, crecer y dar frutos; para que todos podamos sentirla nuestra y quererla, de la misma manera que queremos los espacios físicos y a las personas que socializan en ellos.

La imagen institucional constituye un pequeño destello de esa constelación enorme que es la universidad y sus procesos. Identificar a una institución a través de signos no resulta un trabajo sencillo; estos tienen que amalgamarse para ser fácilmente identificables por todos, y no perder la esencia de representar y significar.

Para la confección de la marca fueron analizados, a fondo, los atributos que distinguen a la UCf y a la ciudad de Cienfuegos. El primero de ellos es la Tradición que precede a las universidades como centros impulsores de sabiduría. Por otro lado, la Representatividad que alega el carácter marinero de La Perla del Sur, su arquitectura e historia; en tercer lugar, el Conocimiento, puesto que este centro aglomera diferentes áreas del saber y se encarga de socializar y promover el desarrollo, por último, la universidad también es un Gremio, que agrupa a profesores y estudiantes de la enseñanza superior en el territorio.

La forma del escudo de Cienfuegos constituyó el punto inicial para el diseño de la marca, sin embargo, el nuestro muestra ligeras curvaturas que le confieren un aire más contemporáneo. Los escudos heráldicos simbolizan la tradición debido a su origen medieval y son fácilmente identificables.

El escudo está dividido por áreas, la zona central generalmente se destina para preponderar aquellos elementos honoríficos dentro del diseño. Con especial énfasis, esta área encarna el conocimiento con una figura alegórica a un libro abierto que a su vez simula las olas marinas y se refuerza con un color azul intenso. Las partes superior e inferior aluden a la representatividad de la provincia, la primera de ellas hace una clara referencia al castillo de Jagua y representa las almenas* grises de una fortaleza que descansa sobre las aguas; en cambio la segunda nos remite a un mar azul claro.

En sugerencia al gremio se recurrió al empleo del escudo heráldico como contorno, el mismo agrupa el resto de los elementos que conforman la marca, y a la vez sugiere que la universidad unifica a quienes laboran en ella y realizan un ejercicio profesional similar.

El empleo de dos tonalidades diferentes de azul revela la importancia y presencia del mar en la vida de los cienfuegueros, además históricamente ha representado a la UCf y diferentes encuestas arrojaron que tanto estudiantes como profesores se identifican con ese color.

Acompaña al símbolo gráfico anteriormente explicado, un logotipo (nombre completo de la universidad) el cual rememora las letras capitales talladas en los edificios romanos de la antigüedad. Ambas partes integran ese todo que es la marca institucional, así lo expresa el Manual de Marca de la Universidad de Cienfuegos, confeccionado por un equipo de trabajo de la UCf y los diseñadores Mileydi Hernández y Héctor Gutiérrez. La tipografía seleccionada para el logotipo es la “Trajan Pro” y también refleja la historia y el legado de las universidades.

Así, se asume como estrategia de identidad la “monolítica”, en la que la universidad empleará un nombre y un estilo visual únicos** en todas sus manifestaciones. Además, los identificadores de cada facultad estarán compuestos por la marca de manera íntegra y adicionan un texto genérico que especificará el nombre de la facultad o los centros universitarios municipales en cuestión.

Las universidades en el siglo XXI deben caminar agitadamente, sin descuidar sus valores esenciales. El desarrollo acelerado de las tecnologías y el conocimiento conllevan a que los pasos sean cada más sólidos y espaciados; y la nueva marca, desde el minimalismo de su composición, refleja esa modernidad que pretendemos alcanzar. Y quizás en algún momento, muy cercano, la nueva imagen de la UCf levante en la comunidad universitaria muchos comentarios: ¡Ese es el logotipo de mi universidad! ¡Esa es la marca de la universidad! ¡Esa es mi universidad!  

 

 

*Elementos de forma rectangular dispuestos a intervalos regulares, típicos de la arquitectura militar.

** La marca de la UCf puede usarse indistintamente de manera vertical u horizontal, siempre que se respeten las normas establecidas en el Manual de Marca de la Universidad de Cienfuegos.

Leer 1178 veces

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Menu Principal