La mujer está desempeñando el papel que le corresponde en nuestra sociedad y tiene un lugar bien ganado en nuestra historia, dijo el Primer Secretario del Comité Central del Partido y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, en un nuevo encuentro con representantes del sector femenino.

«Reconocemos todo lo que ha hecho la Revolución por la mujer, pero todavía no podemos estar satisfechos, nos queda mucho más que hacer», insistió.

Según reseñó el sitio de la Presidencia, en el encuentro moderado por la miembro del Buró Político y secretaria general de la FMC, Teresa Amarelle Boué, y al que también asistió el miembro del Secretariado del Comité Central y jefe de su Departamento Ideológico, Rogelio Polanco Fuentes, y la vice primera ministra Inés María Chapman Waugh, el Jefe de Estado repasó la implementación del Programa Nacional para el Adelanto de las Mujeres.

Es una estrategia que resume el sentir y la voluntad política del Estado cubano, y constituye la piedra angular en el desarrollo de políticas a favor de las mujeres, al tiempo que da continuidad al avance y desarrollo de la igualdad de género, en tanto institucionaliza este derecho.

Leticia Santacruz Pérez, del habanero proyecto de desarrollo local Clave, integrado por mujeres víctimas de violencia, narró cómo muchas son constructoras, albañiles, ceramistas que han aprendido de la FMC a defender sus derechos, y están ahora en la base transformando sus vidas y sus comunidades.

Yulaimy Batista Lozada, joven científica de BioCubaFarma, señaló que, a diferencia de las niñas y mujeres de otros países, «las cubanas nacemos empoderadas. Quise ser científica y hoy trabajo en el Centro de Inmunoensayo. Nací en Las Tunas, y me decían que cómo iba a ser científica si allí no había un gran centro de investigación. Pero nací y vivo en un país donde puedo hacer lo que quiero si me esfuerzo. Las cubanas somos de una estirpe de mujer guerrera, luchadora, encontramos soluciones donde otros ven problemas».

Con ella coincidió Lourdes Isabel Ruiz González, madre cuidadora a cuya hija, desde muy pequeña, se le detectó una enfermedad degenerativa diagnosticada por primera vez en el país, criterio confirmado luego en Madrid, donde le pronosticaron un año más de vida y ya hoy tiene 21, «gracias a la Revolución».

Lourdes Ruiz ha vivido en carne propia lo que es el bloqueo de ee. uu. contra Cuba. Contó cómo en España, cuando debía adquirir un dispositivo para su hija, se lo rechazaron, pues el cheque era de la Embajada cubana. Sicóloga de profesión, agradeció todo cuanto hace la Revolución para que madres y familiares de personas con limitaciones puedan cuidar a estas y reciban apoyo monetario. Solo pidió que ellas puedan desempeñar otras funciones en bien de la sociedad, e incrementar sus ingresos, pero también como una ayuda sicológica que les permita aportar más y realizarse profesionalmente.

La joven Patricia Zamora García, primera oficial de Puente de la Marina Mercante, expuso las limitaciones que enfrentan por el solo hecho de ser mujer en un oficio, por milenios, reservado para los hombres. Tú y tus compañeras, le dijo el Presidente, han hecho un gran esfuerzo y tienen que tener una respuesta distinta en una sociedad como la nuestra, porque si una revolución ha hecho por las mujeres, es esta, pero aún nos quedan brechas que cerrar, aseguró.

Margarita Mayeta, gloria deportiva cubana y metodóloga del beisbol femenino, habló del presente y futuro de esa vertiente del deporte nacional, cuya principal artífice e impulsora, dijo, «fue –y es, porque de ella nunca voy a hablar en pasado– Vilma Espín».

Ileana Masía Pulido, del barrio habanero de La Güinera, contó las acciones de transformación en esa comunidad. Nosotros somos de los agradecidos, le dijo a Díaz-Canel. Sabemos que nadie quedará desamparado. Para eso tenemos que trabajar todas y todos juntos.

De acuerdo con el sitio de la Presidencia, el Primer Secretario hizo un repaso de las conquistas alcanzadas por la mujer cubana en estos más de 60 años de Revolución, luego de siglos de discriminación, de desprotección absoluta y marginación. Recordó que antes de 1959 no había prácticamente una ley que protegiera sus derechos; entonces eran muy contadas las que llegaban a un cargo, la mayor parte estaba desempleada, solo trabajaban como domésticas o trabajadores agrícolas; y de las más de 800 000 personas analfabetas, la mayoría eran mujeres.

Entatizó en que en este proceso emancipador de avance de la mujer un importante obstáculo ha sido el bloqueo de ee. uu. contra Cuba. Si un sector social ha sufrido esta agresión permanente –dijo– es el femenino, que no ha podido aprovechar todas las oportunidades que ha abierto la Revolución. El 70 % nació en la Revolución; ha vivido en condiciones de bloqueo, puntualizó.

Ponderó el Programa de Adelanto de las Mujeres como el camino para alcanzar todo el derecho; y acotó que es necesario que lo dominen bien, para defenderlo y para exigir que se cumpla. Señaló que se está recogiendo en las nuevas leyes que complementan la Constitución de la República, de forma tal que las legislaciones y políticas que se aprueben tengan en cuenta el enfoque de género.

Díaz-Canel se refirió a la necesidad de seguir transitando hacia un mayor empoderamiento de la mujer cubana, cuyo método es el Programa de Adelanto, y su esencia está en el pensamiento de Fidel, en sus ideas «están las respuestas que nosotros necesitamos».

Tomado de Granma

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

dos × uno =

− 3 = 1