La cultura es marca, huella, ruta crítica, camino… y si hablamos de cultura nacional entonces nos referimos a nuestras propias marcas que es como un ajiaco de hábitos, costumbres, idiosincrasia, maneras de actuar, condensadas en una tierra única, con sitios únicos que transitamos a lo largo de nuestra existencia y nos van conformando la personalidad y los modos de relacionarnos en una sociedad determinada.

Para los cubanos cultura es hasta el aire que respiramos y el pedazo de cielo que nos cubre, el andar por nuestras calles y apreciar la forma peculiar de nuestros barrios, el modo desenfadado de hablar de las personas, la manera de gesticular, las costumbres comunes de un extremo a otro del archipiélago, nuestra música y nuestros bailes, el ritmo y la cadencia que nos mueven.

Cuando nos quitan todo eso o parte de eso, es como si perdiéramos algo de nosotros mismos, incluso aún cuando no permanezcamos en el espacio físico donde nacimos, porque todo lo que somos es el resultado de nuestra interacción con el medio que nos rodea, que nos moldea desde niño y sus influencias son como el ADN que llevamos dentro.

Conociendo todo eso, nuestros enemigos han escogido, entre otros, a nuestra cultura como diana permanente para intentar desmembrarla, que quiere decir quitarnos las marcas para seguir el camino o desconectarnos del pasado-presente, y de-construir nuestra historia, lo que somos y de dónde venimos. Por ahí se empieza, es como partir de la nada, para sembrarte otro ADN ajeno a conveniencia.

Incluso una parte de quienes han perdido su esencia como cubanos dignos y operan más allá de fronteras, han intentado precisamente, desde el exterior “exportar” códigos que nada tienen que ver con nuestra cultura con el propósito final de atacar a nuestro país y su obra.

Siempre es bueno recordar que, una manera de colonizar, es también despojando lo verdaderamente autóctono de las raíces de los pueblos, un arma que el neoliberalismo usa constantemente para “perforar” mentalidades, transformarlas y hacer más expedito el camino para vencer.

A propósito que se acerca el Día de la Cultura Nacional siempre habrá que recordar el por qué Fidel siempre dijo y cito “nuestra cultura es espada y escudo de la nación”, fin de la cita. Es lo que nos protege de todo, porque en ella se encierra todo. “Conservarla y defenderla nos hace más fuertes”.

Tomado de Radio Rebelde

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

nueve − 4 =

+ 10 = 15