Nadielis y Jennifer han tenido durante los últimos meses, experiencias que marcarán para siempre su vida estudiantil. Exámenes de ingreso a la Educación Superior fuera de las tradicionales fechas, un septiembre sin inicio de curso y un segundo mes de 2021 que no las lleva a las conferencias de la academia, sino a su propio barrio.

Estas estudiantes que comienzan el primer año en la Universidad de Cienfuegos “Carlos Rafael Rodríguez”, se vinculan desde hoy a las tareas de impacto en las Zonas de Defensa (ZD) de Cienfuegos, para el enfrentamiento a la COVID-19. Ello responde a indicaciones que, a nivel ministerial, se ofrecieron para la arrancada del período lectivo en las casas de altos estudios del país.

“Vamos a realizar diferentes tareas, entre ellas la pesquisa. También vamos a ayudar a los ancianos que no pueden hacer sus mandados. Voy a hacer mi mejor esfuerzo y estar a disposición de lo que haga falta”- comentó Nadielis Rodríguez López, quien cursará la carrera de Gestión Sociocultural para el Desarrollo.

Después de las vicisitudes en el largo camino para llegar a la Universidad, Jennifer Galindo Caro, se propone culminar con éxito su carrera de Español. Aunque aún no conoce la vida estudiantil en la sede Carlos Rafael Rodríguez, ella pretende poner todo su empeño. Por ahora los verbos, sintagmas, vocablos, se posponen por un motivo de fuerza mayor.

“No todas las personas tienen la disposición de apoyar a la Salud. Tampoco es fácil estar expuestos, pero esto me parece muy bien porque los jóvenes somos menos vulnerables. Voy a cumplir con todas las medidas como el uso del nasobuco, el distanciamiento y la desinfección de las manos”- expresó Jennifer.

Irolando Bartumeu Fernández, quien cursa el tercer año de la carrera de Cultura Física, tiene una visión más cercana del rol de los universitarios en las tareas de impacto. Como presidente de la Federación Estudiantil Universitaria en su facultad, contribuirá también a guiar a quienes se estrenan en esas acciones.

Él considera esta como una etapa difícil pues “al principio les costará un poco de trabajo, pero se irán acostumbrando, ya que los jóvenes cubanos siempre hemos tenido esa voluntad de dar el paso al frente. Están aquí para apoyar a la sociedad”.

En todas las Zonas de Defensa de la provincia los nuevos alumnos marcharán con el acompañamiento de profesores, factores de los Consejos Populares y personal de Salud. Así lo ratifica Roberto Martínez Hernández, Presidente de la ZD de Centro Histórico, quien asegura que “para la realización de la pesquisa activa 32 jóvenes laborarán en nueve consultorios, con la supervisión de los médicos y los profesores”.

Martínez Hernández explicó que, con la asesoría del Área de Salud, ellos recibirán una preparación para el cumplimiento de la tarea asignada. “Como primera tarea efectuarán las pesquisas. Están cubiertas el resto de las actividades, como la mensajería, para la que también están dispuestos”.

Hoy no hay experiencia acumulada en los protagonistas de la pesquisa activa, en quienes asisten a los ancianos o brindan su apoyo en la Zonas Roja. En ellos hay un compromiso inmenso y unos deseos tremendos de ser útiles.

Esa es la lucha de la juventud del presente, a la que la COVID-19 privó de entrar a las aulas universitarias y que pone a prueba la valía de muchachos y muchachas, que para nada están perdidos, al contrario, marchan por el camino correcto.

Por: Dainerys Torres Núñez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

8 − 7 =

− 1 = 1