Aunque el escenario fundamental son las redes sociales, la celebración del Primero de Mayo no pierde su esencia de jornada de salutación a resultados y propuestas de nuevas metas.

Por segundo año consecutivo, la pandemia de Covid-19 nos impide tomar plazas, parques y calles; sin embargo, el espíritu del festejo proletario está presente. Unidos en pos de una sociedad mejor, los trabajadores y sus familias, tienen en los hogares y centros laborales los mejores predios posibles para patentizar el compromiso con la Patria.

No decaen la alegría, el colorido y las iniciativas, surgidas de la creatividad popular y se multiplican a lo largo y ancho del país. Lo mismo desde la casa, la fábrica, la unidad del comercio y la gastronomía, la institución hospitalaria, o los centrales azucareros llegarán vibrantes las energías multiplicadas al calor de los debates del reciente Octavo Congreso del Partido Comunista de Cuba, cita ya histórica y delineadora de importantes documentos y acciones en el presente y el futuro.

La fecha del primer día del quinto mes del año deviene inmensa tribuna de demanda, con voz popular, de la eliminación inmediata del férreo bloqueo del gobierno estadounidense, práctica genocida causante de cuantiosos daños ascendentes a 5 mil 570.3 millones de dólares, en el período comprendido entre abril de 2019 y marzo de 2020.

Tampoco se dejan a un lado las nefastas consecuencias de la Covid-19, cuyo manto pandémico cubre casi a todo el planeta.  Es,pues, elPrimero de Mayo, un momento especial de agasajo a quienes, en la línea roja, centros de aislamiento y comunidades, le han puesto muro de contención en nuestra geografía y otras partes del mundo. Un reconocimiento merecidísimo a médicos, especialistas, personal de enfermería, paramédicos, de servicio; en fin, a todos los que han restado horas al descanso en aras de la vida.

Y no pueden dejar de mencionarse a los científicos, a cuyo ingenio creador debemos cinco candidatos vacunales, dos de los cuales están en fase III de ensayos clínicos y además, han diseñado estudios para la población pediátrica, algo impensado en otros lares, resultado concreto en este archipiélago caribeño.

Cienfuegos no es la excepción. La alegría se adueña del entorno hogareño y laboral, pues diversos sectores no detienen la marcha y celebran desde cada puesto de trabajo.

“Unidos hacemos Cuba” no es solo el lema de la conmemoración obrera en 2021. Es la convicción de que, con unidad e inmenso amor, lograremos los propósitos de una sociedad mejor, perfeccionada y sobre todo, sustentada en el aporte de todos sus hijos.

Por: Tay Toscano Jerez

Secciones UCf

Revista Estudiantil

observatorio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

32 − 30 =