Los sureños han laborado sin descanso para crecer, compartir y ser más. Batallan para vencer al enemigo que pretende coaccionarnos, robarnos nuestro relevo, dejarnos endebles, como nos han anhelado desde hace 200 años. Cienfuegos será la sede del acto central por el 26 de Julio como reconocimiento a su pueblo, que salvó y ayudó a salvar, que confió en sus jóvenes, y ellos no le fallaron.

La máxima dirección del país distinguió con este otorgamiento el buen desempeño en los ámbitos económico, político y social, a pesar del complejo contexto sanitario, en el que confluyó el aporte de todos los sectores de la sociedad. La COVID-19 fue un doloroso despertar para la juventud cubana. Sentir la vida en peligro los puso de manera definitiva en diversos frentes que conquistaron y siguen bajo su égida hasta hoy.

El enfrentamiento a la pandemia es una historia que muchos ya saben de memoria, que sentimos en carne propia, y cuyo control ha estado a cargo de muchas manos, recuerda Yordan González Bell, primer secretario del Comité Provincial de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC).

«Ha constituido el frente común del que se derivaron muchas tareas en los barrios, los centros de aislamiento, en la atención a personas vulnerables… Las dos universidades del territorio se reunieron para coordinar las brigadas de apoyo para el sector de la Salud, cuyo trabajo en la farmacia del hospital provincial Doctor Gustavo Aldereguía Lima (HGAL) durante el pico de contagio más fuerte en la provincia fue muy agradecida por el pueblo, que es al que nos debemos», enumera el líder juvenil cienfueguero.

Metas que se cumplen

Con solo 23 años, Kevin Curbelo Tomás vivió episodios de alta intensidad como trabajador de la Empresa Constructora de Obras Industriales No.6 (ECOI 6), cuando montaron en tiempo récord, pero con toda la precisión y calidad que ameritaba el momento, la planta de oxígeno del hospital provincial.

«Gran parte de la fuerza constructiva que participó fuimos jóvenes, y trabajamos en lo que hiciera falta. Lo mismo veías a un carpintero haciendo mezcla que a un operario de equipos de carga colocando bloques, o a un electricista como yo amarrando cabillas», recordó Curbelo Tomás.

Fieles a la tradición la muchachada sureña asumió importantes roles y responsabilidades que, como a este novel electricista, le sirvió de aprendizaje y experiencia: «Y eso se lo debo al compromiso que tenía la empresa con el pueblo y el Partido».

Curbelo Tomás tomó parte de las brigadas que impulsaron el plan de construcción de viviendas en Cienfuegos, única provincia que completó sus compromisos en ese sensible programa, situado como prioridad para el país.

También fue decisiva la participación juvenil en actividades que tributaron al desarrollo económico del territorio, especialmente en los polos productivos y la zafra azucarera. Buen ejemplo de ello es la brigada de 25 hombres y mujeres de sectores diversos que apoyaron las labores de ensaque en el central 14 de Julio, primero del país en cumplir su plan de azúcar.

De igual modo constituyeron el mayor porciento de la fuerza de trabajo que permaneció activa en momentos muy complejos, responsables de la vitalidad de importantes emplazamientos industriales de la provincia, resultado que se suma al honor recibido.

En la refinería Camilo Cienfuegos perseveraron muchos jóvenes en su afán como jefes de operaciones, de área, de brigada, tecnólogos y despachadores. Por eso son el único colectivo de la Unión Cuba-Petróleo que mereció la distinción conmemorativa Aniversario 60 de la UJC.

También en la arena ideológica la juventud cienfueguera reafirmó su valía. Ante los hechos lamentables del 11 de julio, ratificaron que la dirección del país cuenta con ellos. Por eso, Diana Guillén López, trabajadora de la Fiscalía Provincial, se declara presta a defender las conquistas alcanzadas por la Revolución.

«Seremos los primeros en salir a las calles a luchar por la seguridad y paz de nuestro pueblo. Así lo hemos demostrado en espacios virtuales como las redes sociales. Vamos con todo no es una consigna o una etiqueta, es el compromiso de nosotros, los retoños de la Patria».

Ahora han sumado otros nuevos frentes de generosidad en las comunidades en desventaja, donde jóvenes universitarios y de diferentes sectores contribuyen en actividades de impacto social a transformarles la vida, explicó el Primer Secretario del Comité Provincial de la UJC.

En este empeño para revertir la situación de vulnerabilidad de 41 comunidades en los ocho municipios trabajan los colectivos de las direcciones municipales y provinciales de varios organismos, y esa labor igualmente contó para merecer la oportunidad de conmemorar en Cienfuegos el Día de la Rebeldía Nacional.

Cubano de hoy

Lázaro Alejandro Romero Álvarez tiene 22 años y ya es el delegado del Poder Popular en la circunscripción 23 del consejo popular Punta Gorda. Ser él el más joven en su cargo en la Asamblea Municipal cienfueguera lo ve como un reconocimiento a su generación, dice este maestro de la escuela primaria Guerrillero Heroico.

Sobre la sede del 26, considera que «hay mucho del trabajo en los barrios en este logro de la provincia. Esa pequeña unidad es la base que sustenta todo lo que se puede lograr en cada territorio. Si no existe un amplio vínculo del gobierno con el medio social, con la comunidad, entonces los procesos y el desarrollo social al que aspiramos es imposible», valoró.

Para Romero Álvarez, Cienfuegos presume de buen oído, pues «parte de esos indicadores positivos que hoy exhibe la provincia se deben a la habilidad de escuchar a su gente para identificar los problemas, las flaquezas, y poner los esfuerzos donde realmente la gente los necesita».

Enumera el trabajo político-ideológico, la alianza con las organizaciones de masas y un amplio vínculo con los actores económicos de su demarcación como las fortalezas para crear buenos cimientos en la comunidad.

«Siento que estoy haciendo mi rol como cubano al sentir como mío el dolor ajeno e incentivar las ganas de hacer siempre un poco más, siendo protagonista de las acciones que se tomen en ese marco cerrado del que todos somos parte», expresó el también vicepresidente del Movimiento Juvenil Martiano y de la Sociedad Cultural José Martí en este territorio.

«Cuba lo está apostando todo por que en la base nos hagamos sentir como delegados y llegar a lo más profundo de la comunidad», dijo Romero Álvarez sobre un asunto que igualmente perfila el futuro de esta provincia.

Protagonistas de su tiempo

Cienfuegos tiene sangre nueva en la implementación de todos los procesos políticos y programas de la Revolución. Los bisoños ayudan a construir el país que sueñan para el futuro, y se sienten «protagonistas de cada proyecto de la provincia», reconoció Curbelo Tomás.

La producción científica es uno de los sectores más aportadores para las pretensiones territoriales de autonomía y crecimiento económico, social y cultural. En esta área los jóvenes son vanguardia.

Lliney Portela Peñalver es miembro de un grupo científico sobre estudios económicos de montañas y trabaja en la formulación y evaluación de proyectos de desarrollo local. «A través de esta actividad participamos y aportamos al programa nacional de esa esfera para abarcar todos los municipios de la provincia, así como a otros destinados a la producción de alimentos y el turismo».

No obstante, considera que «aún falta mucho por hacer, sobre todo en aplicar la ciencia para la resolución de problemas cotidianos, desde el más simple hasta el más complejo. Debemos revisar toda la ciencia ya constituida y analizar cómo implementar esos resultados demostrados», consideró Portela Peñalver, en consonancia con las directrices de la nación.

Si bien podemos considerarnos una juventud empoderada, «nos resta darles a los jóvenes más oportunidades donde pueden dar su aporte, que dirijan una brigada de mantenimiento o una cuadrilla de varios trabajadores de diferentes sectores», propuso Curbelo Tomás.

Todavía debemos sacudirnos los temores, asevera, desde la certeza de que «está comprobado que al joven tú le das la tarea y te la cumple en el menor tiempo posible y con calidad. Hay que abrirles paso, involucrarlos más en la toma de decisiones como continuadores de la Revolución».

Cuando Lazarito les hable a sus alumnos de 12 años sobre el 26 de Julio, les dirá que es un orgullo enorme y un compromiso aún mayor. «Un decoroso reconocimiento donde está presente Martí, que se debe al mérito de todos los cienfuegueros que superaron tantos obstáculos».

Por Laura Brunet Portela

Tomado del Periódico Juventud Rebelde

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cinco + 14 =

38 + = 45